Un scooter, un autobús y 5 minutos de duelo a ver quién es el conductor más idiota de Londres

Un scooter, un autobús y 5 minutos de duelo a ver quién es el conductor más idiota de Londres

Publicidad

A juzgar por lo que te traemos hoy, la estupidez humana no tiene límites. Creerse por encima del bien o del mal está fatal en cualquier situación, pero más aún cuando te juegas el pellejo de la manera más tonta. La situación es la siguiente, a un motorista le invade mínimamente el carril un autobús, el motorista se detiene para grabar la matrícula del autobús, el conductor le pita y el resto es una historia digna de la tercera parte de 'Dos tontos muy tontos'.

El vídeo está grabado en Londres, por lo que el metraje está íntegramente hablado en inglés. No pasa nada, no te preocupes por eso porque las imágenes hablan por sí solas de lo mucho que se puede salir de madre una situación.

Cámaras de acción y sobredosis de ego son dos elementos cada vez más relacionados

Ya hemos hablado con anterioridad de lo mucho a lo que nos exponemos los motoristas si nos dejamos llevar por la ira y las ansias de venganza, intentando ser algo así como los supervengadores de la carretera aprovechando nuestra mayor movilidad y la capacidad de "comunicación" que nos permite ir detrás de un manillar.

Además, para colmo, la cada vez mayor proliferación de cámaras de acción como parte del equipamiento de los motoristas nos lleva a hacer estupideces, ya sea por notoriedad, por buscar fama o simplemente por creernos con más derechos por el hecho de ir grabándolo todo.

Justo al principio del vídeo vemos cómo el motorista lo primero que hace es mirar la matrícula del autobús para grabarla en su cámara y que quede registrada, como en una especie de acto justiciero para emprender posibles represalias por haber invadido parcialmente el carril del motorista.

Scooter Autobus

Ojo, no quitamos culpa al conductor del autobús que no respeta el espacio del motorista al saltarse la línea de la intersección, ni tampoco se la echamos al motorista, aunque su reacción de un inicio es completamente desproporcionada.

Lo que sí está fuera de lugar es la desproporcionada reacción del conductor del scooter buscando claramente una confrontación directa con el autobusero, así como la inciativa del conductor del autobús encerrando al motorista dentro de su vehículo y emprendiendo la marcha.

Por favor, una vez más, que ejemplos tan tristes como el de este vídeo nos sirvan a todos para darnos cuenta de lo mucho que tenemos que aprender a respetarnos entre todos, como conductores y como personas. Porque tan importante es respetar las preferencias en un cruce como los errores humanos ajenos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio