Así de sublime sería una moto de Superbike setentera con tecnología moderna, según Walt Siegl

Así de sublime sería una moto de Superbike setentera con tecnología moderna, según Walt Siegl

Publicidad

Seguro que te acuerdas de Walt Siegl. El especialista austriaco afincado en Harrisville (Estados Unidos) es el artífice de algunas de las creaciones más sugerentes como las dos últimas Ducati Hypermotard 1100 que ha convertido en motos del Dakar del siglo XX con un diseño exquisito.

El idilio de este preparador con la firma de Borgo Panigale continúa una vez más porque su última creación toma la base de una de las Superbike italianas y la convierte en una reinterpretación de cómo sería una moto del WSBK de los años '70 si pudiera circular por la calle.

Prestaciones y exquisitez en dos sabores

Wsm Sbk22

Bajo la marca WSM (Walt Siegl Motorcycles), la denominada como WSM SBK luce, tal y como puedes ver sobre estas líneas, sencillamente espectacular. Se ha concebido un conjunto que poco tiene que ver con la moto original pero que multiplica exponencialmente su encanto para aquellos que les gustan las motos de tipo retro pero que quieren el máximo de prestaciones.

Porque sí, la SBK es una moto de aspecto elaborado y singular, pero predispuesta a satisfacer las necesidades de aquellos más quemados que quieran realizar incursiones en circuito con absolutamente todas las garantías. Hay disponibles dos opciones disponibles y en ambos casos manteniendo las bases de Ducati.

Wsm Sbk

Por una parte tenemos la más radical con ADN de Ducati 1098 a la que sobre su bastidor multitubular y motor bicilíndrico en uve a 90º Testastretta de cuatro válvulas y refrigeración líquida que ha sido puesto a punto por Bruce Meyers Performance se añade una parte ciclo muy crema. Pero ojo, que el chasis no es el de la 1098, es un bastidor multitubular específico diseñado y fabricado por WSM con un subchasis/colín/asiento de fibra de carbono.

Las suspensiones confían a material Öhlins en ambos ejes con una horquilla FGR presurizada delante y monoamortiguador TTX detrás, los frenos son Brembo con discos de 330 milímetros y el sinuoso carenado está íntegramente realizado en fibra de carbono, al igual que el airbox y la línea de admisión de aire. Las llantas son OZ Racing forjadas.

La electrónica es completamente nueva con un sistema eléctrico de carreras, quickshifter, control de tracción, cuadro de mandos digital con telemetría y una centralita original de Ducati pero retocada por WSM. La línea de escape está hecha a mano en acero inoxidable por WSM y los silenciosos son SC Project.

Como opción asequible tenemos una segunda variante con la misma parte ciclo exactamente pero cuya mayor diferencia es que emplea un motor bicilíndrico Desmodue refrigerado por aire, tocado también por Bruce Meyers Performance, misma electrónica y llantas que en este caso son unas ligerísimas BST de fibra de carbono.

Siegl no ha revelado el precio de estas máquinas pero, como suele decirse, si tienes que preguntarlo es porque no lo puedes pagar.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio