Probamos el Sym Cruisym 125: Comodidad y buen comportamiento sin carnet por menos de 4.000 euros

Probamos el Sym Cruisym 125: Comodidad y buen comportamiento sin carnet por menos de 4.000 euros

Publicidad

Nota de Motorpasion Moto

Después de haber probado el Sym Jet14 125 LC, ahora nos vamos con algo mas elaborado dentro de la familia de scooter de 125 cc para el carnet B con 3 años de experiencia dentro de la firma asiática. En este caso hemos probado el Sym Cruisym 125, un modelo nuevo con buenos argumentos para reñirse con los superventas.

Poniendo su objetivo sobre el Kymco Grand Dink 125 y su trayectoria de exitazo, el Cruisym 125 intenta ganar terreno en busca de acaparar una parte de ese jugoso pastel de los scooter ciudadanos convalidados. Ahora bien, no es un scooter barato: está en la media con un equipamiento razonable y un comportamiento realmente agradable.

Sym Cruisym 125: Confort total para un scooter muy completo

Sym Cruisym 2018 Prueba 012

Por fuera se notan los genes. El nuevo Sym Cruisym 125 es una evolución del anterior Joymax de 2012; una evolución radical pero una evolución al fin y al cabo. Por el camino ha prescindido de parte de su apariencia de GT para abrazar un concepto algo más sport, aunque sin renunciar a todas las comodidades.

Las formas de los faros, la carrocería en general, el asiento y las asas nos recuerdan a su antecesor, aunque con una puesta al día considerable que convierte al Cruisym en un scooter mucho más actual.

Sym Cruisym 2018 Prueba

Destaca la iluminación LED y halógena, las formas elaboradas de la carrocería combinando varios colores y materiales y una línea general más agresiva. Algunos plásticos intentan simular textura o imitación a fibra de carbono en, quizá, un exceso de elaboración que pueda llegar a quedar algo impostado o con elementos añadidos como el pequeño pico de pato bajo los faros delanteros.

Delante nuestro nos encontramos con un cuadro de mandos de configuración mixta que aúna en un mismo plano una doble esfera analógica con la velocidad a la izquierda y las revoluciones a la derecha. Entre ellas se ubica una pequeña pantalla LCD con el nivel de combustible, temperatura del motor, reloj horario y los parciales.

Sym Cruisym 2018 Prueba 001

Su aspecto pese a no alcanzar el nivel de los acabados top de otras marcas es bastante agradable, con cada uno de los elementos repartido en estructuras pentagonales que quedan bastante bien integradas. Por pedir, nos hubieran gustado unos relojes analógicos con una estética algo más cuidada.

Si bien los acabados del Sym Cruisym 125 no brillan especialmente en líneas generales, el conjunto es bastante satisfactorio y sobre todo muy confortable a sus mandos.

A la hora de ponernos a los mandos del Sym Cruisym notamos un scooter de acceso bastante sencillo gracias a una altura del asiento reducida a sólo 750 mm, perfecta para personas bajitas como yo. En cambio el túnel central es bastante alto y puede que la operación de subir o bajar sea algo compleja para algunos usuarios.

Sym Cruisym 2018 Prueba 004

El Sym Cruisym 125 pone a disposición del conductor algunos elementos para cuidar a quien le elija como compañero en el día a día, como un parabrisas de altura ajustable (aunque con herramienta), una amplia guantera en el lado derecho con toma USB y 12v y un cofre bajo el asiento donde poder dejar dos cascos integrales.

La apertura tanto del asiento como del depósito se puede hacer de manera remota desde la cerradura de contacto, y en el cofre encontramos un espacio bastante generoso para dos cascos integrales. Ahora bien, no todos los integrales entrarán bien; si son un poco voluminosos pueden obligar a apretar el asiento más de la cuenta, pudiendo arañar el casco o dañar alguna ventilación.

Sym Cruisym 2018 Prueba 010

El asiento es realmente confortable, con mucho espacio mullido para acomodarnos con las piernas bastante estiradas. Las manos caen de forma natural sobre el ancho manillar y la espalda queda bien erguida, con una doble altura del asiento que hace las veces de tope lumbar para el conductor. El pasajero cuenta con dos grandes asas laterales y estriberas recubiertas de goma.

Comportamiento dócil y refinado

Sym Cruisym 2018 Prueba 038

El propulsor es un monocilíndrico de cuatro tiempos con una capacidad de 124,5 centímetros cúbicos. Su apartado termodinámico se ha replanteado por completo con respecto al de la anterior Joymax 125, incluyendo un nuevo tratamiento cerámico para ofrecer un menor desgaste, mayor fiabilidad y menos consumo manteniendo una buena cifra de potencia de 14,3 CV.

Tan seguros está en Sym de los ajustados consumos en su nuevo motor que han prescindido del sistema start&stop que sí equipaba el anterior Joymax. Declara sólo 2,8 litros a los 100 km.

Su comportamiento es agradable, bastante agradable de hecho. El motor reacciona con alegría a las reclamaciones del puño derecho sin eternizarse como ocurre en otros scooter de este perfil. Si bien su entrega de potencia no es descomunal, sí que cumple con su función como medio de transporte solvente y de consumo ajustado para desplazarse en el día a día.

Sym Cruisym 2018 Prueba 026

Circulando por carretera es capaz de mantener velocidades de crucero razonables, con una punta que puede superar los 110 km/h y que recupera bien en carrera lanzada en torno a los 80 km/h. Ahora bien, a la hora de acometer adelantamientos habrá que tenerlo todo bien atado para aprovechar la recuperación del motor, porque cerca de los 100 km/h ya le cuesta ganar velocidad.

En el apartado de frenos nos encontramos con un doble disco repartido entre ambos ejes, con 260 mm en el eje delantero y 240 mm en el eje trasero. En este caso están asistidos por un sistema antibloqueo ABS firmado por Bosch en lugar de la frenada combinada obligatoria para las motos de hasta 125 cc, lo que es un plus.

Sym Cruisym 2018 Prueba 025

El funcionamiento de los frenos es correcto, aunque no brilla especialmente en ninguno de los trenes. Su comportamiento es correcto, con un mordiente progresivo, quizá demasiado poco agresivo en algún momento de apurada y con un ABS que peca de conservador, liberando presión antes de la cuenta especialmente sobre el disco trasero.

Donde sí habrá que tener algo de cuidado es en las curvas en las que tomemos una mayor inclinación. No es su terreno predilecto y se nota con elementos que pueden rozar antes de lo deseado.

Por su parte las suspensiones cumplen perfectamente con el cometido de un scooter ciudadano, con un tarado bastante confortable pero que mantiene todas las reacciones del Cruisym a raya incluso cuando salimos a carreteras más rápidas. El doble amortiguador trasero resulta un poco seco en asfalto rizado o sobre badenes.

Sym Cruisym 2018 Prueba 008

En líneas generales, el Sym Cruisym 125 destaca por unos acabados correctos, un comportamiento solvente y un confort de marcha a la altura de los mejores de la categoría a cambio de un coste de adquisición en la media de su competencia.

El precio del Sym Cruisym es de 3.999 euros, un precio bastante competitivo que incluye seguro con robo, incendio y asistencia en carretera y cinco años de garantía.

Sym Cruisym 2018 Prueba 033

Poniéndolo en perspectiva con sus posibles rivales, el que posiblemente se encuentre más próximo al Cruisym sea el Kymco Grand Dink 125i, que es 300 euros más barato (3.699 euros) y el Suzuki Burgman 125 (3.799 euros en promoción). A cambio el Sym tiene más espacio de carga y un motor con algo menos de vibraciones, pero un paso por detrás en lo referente a acabado general.

Por encima ya pasaríamos a otras opciones como el Yamaha X-Max 125 y Honda Forza 125, ambos por un precio de 4.799 euros antes del desembarco del nuevo Forza a lo largo del verano de 2018.

Sym Cruisym 2018 Prueba 031

SYM Cruisym 125 2018 - Valoración

6.7

Motor7
Vibraciones7
Cambio7
Estabilidad6
Agilidad7
Suspensión delantera7
Suspensión trasera6
Freno delantero7
Freno trasero6
Comodidad piloto8
Comodidad pasajeroN/A
ConsumoN/A
Acabados6
Estética7

A favor

  • Motor aprovechable
  • Ausencia de vibraciones
  • Comodidad
  • Protección aerodinámica

En contra

  • Hueco bajo el asiento
  • Acabados algo justos
  • Suspensión trasera seca
  • ABS intrusivo

SYM Cruisym 2018 - Ficha técnica

Motor
Tipo Monocilíndrico de cuatro tiempos, cuatro válvulas, SOHC
Cilindrada 124,4 cc
Diámetro x carrera 75 x 63 mm
Potencia máxima 14,3 CV
Embrague Centrífugo automático con variador continuo
Chasis
Tipo Tubular de acero
Suspensión delantera Horquilla telescópica
Suspensión trasera Doble amortiguador hidráulico con ajuste de precarga
Rueda delantera 120/70-14"
Rueda trasera 140/60-13"
Freno delantero Disco de 260 mm con ABS
Freno trasero Disco de 240 mm con ABS
Dimensiones y pesos
Longitud 2.170 mm
Anchura 760 mm
Altura 1.420 mm
Peso 168 kg
Depósito 12 litros
Nota:

Los gastos para acudir a la presentación de la SYM Cruisym 125 han sido asumidos por Honda. Para más información, consulte nuestra política de relaciones con empresas.

El equipamiento utilizado durante la prueba ha sido: Casco Icon Airflite, botas Alpinestars Faster-2 Vented, guantes Seventy Degrees SD-N32, chaqueta Seventy Degrees SD-N32, pantalones Knox Richmond y camiseta interior térmica Knox Jacob Sport.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio